Silencio, flores y velas para John Lennon en una de  las mañanas más frías, con dos grados bajo cero, de Nueva York.

Se cumplen  25 años de su muerte

A primera hora de la jornada ya se han congregado un  centenar de personas en el placa mosaico de «Imagine», en la zona de  «Strawberry fields» situado en el Central Park de Manhattan, justo  enfrente del edificio de apartamentos Dakota, donde vivía John.   Era el 8 de diciembre de 1980. Había vuelto a los estudios de grabación  tras varios años de silencio, en los que se dedicó a la vida en familiar.

Su relación con la ciudad de Nueva York era buena, sobre todo si se  compara con la «guerra» mediática y judicial que a punto estuvo de acabar  con su expulsión del país. Paradojas de la vida, fue esta ciudad la que le  vio morir en las escaleras del Dakota, justo cuando regresaba a su casa  después de haber estado en los estudios de grabación, a manos de un  desconocido, David Chapman, un desconocido que horas antes le había pedido  un autógrafo.  Los fans contienen la respiración. Rico Fonseca, un  pintor peruano, confesaba ayer que «cada año me acerco a este lugar justo  los días de su cumpleaños (9 de octubre) y el de su muerte (8 de  diciembre).

Pero antes se vivía el espíritu de los 60, ahora todo es más  imagen y más superficial», aseguraba este artista, quien prefiere recordar  la época de sus encuentros con Lennon en el barrio del Village de  Mannhattan, mientras él vendía cuadros en una esquina y el británico  charlaba con él.

«Eran los 60, la paz, recuerdo que Lennon iba descalzo  por la calle», rememoró.  Los fans tenían previsto contener la  respiración en el mosaico de Central Park a las 22:50 horas de ayer,  momento en el que el autor de «Love» fue disparado, y a las 23:15, cuando  se cree que fue la hora de su muerte.

john_lennon___color_of_life_by_michaeldangelo-d6t19a1

 

El Ayuntamiento de Nueva York  también se preparaba a su manera para esta vigilia, mientras la prensa  estadounidense se apostaba a lo largo de la calle central Park West, en la  puerta del edificio Dakota se levantaban vallas policiales. Menos  sentimental se mostraba uno de los guardas del Dakota: «Tengo ganas de que  el día termine, hoy va a haber más gente que de costumbre».   Para Ayarton Dos Santos, la pasada noche simplemente fue un poco más especial  de lo normal, ya que, según declaró, durante los últimos 13 años acude  todas las noches al mosaico a llevar pétalos, frutas y otras ofrendas en  señal de paz.  Los músicos de la red de metro de la ciudad de Nueva  York también quisieron rendir su homenaje al artista. La mayoría tocó  canciones para los usuarios, sonaron mucho «Strawberry Fields Forever»,  «Imagine», «Give Peace a Chance», «All You Nedd is Love» o «I Am the  Walrus».

Para la familia de Lennon, la jornada de ayer fue grande  en emociones. En un comunicado en su web www.julianlennon.com, Julian,  hijo del primer matrimonio del británico con Cynthia Powell, reconoció que  «siempre he tenido sentimientos encontrados hacia mi padre. Él era el  padre que yo amaba y me falló en muchos sentidos… Es doloroso pensar que  su temprana muerte me robase la oportunidad de conocernos mejor», concluyó.

En la ceremonia de las nominaciones de los Grammy también se recordó a Lennon.  La máxima nominada, Mariah Carey, dijo: «John ha influido a todos los que  hacen música sean consciente o no de ello».  En Inglaterra  también hubo aluvión se nostalgia. Los míticos estudios de grabación de  Abbey Road en Londres fueron el escenario del principal homenaje.  Infinidad de artistas como Paul Weller, Subarbabes, Jamie Cullum o Katie  Melua interpretaron canciones de su ídolo en un concierto retransmitido en  directo por la BBC desde el lugar en el que fueron grabados gran parte de  estos temas inmortales. Esta emisora preguntó a los oyentes qué hacían el  día del asesinato. Paul McCartney llamó a la BBC y recordó que esa mañana   recibió una llamada de su representante, quien le preguntó: «¿Estás  sentado?».

«Fue una conmoción terrible, porque era el final de una era de  amistad para mí», confesó.  Virgin cierra por unos  minutos. En Londres, la gigantesca tienda de discos de Virgin, en el  centro de la ciudad, guardó un minuto de silencio en su memoria y, por  primera vez en la historia, paró de vender momentáneamente en homenaje a  un artista. Mientras, la ciudad natal del cantante, Liverpool, también  organizó diversos actos para recordar a su hijo más célebre.

A mediodía,  un grupo de fans soltó un millar de globos con mensajes de paz y  concordia. Poco después, se celebró un servicio en la parroquia de Nuestra  Señora y San Nicolás para conmemorar la labor pacifista del artista.  Finalmente, al caer la noche, diversas fotografías fueron proyectadas  sobre los muros de uno de los edificios más conocidos de la ciudad, el  George’s Dock.  También fans españoles de Lennon se unen al  recuerdo con la I Semana Beatles en España y la sexta Convención Nacional  de Beatles Fans, en la localidad valenciana de Burjassot hasta el 11 de  diciembre.

El asesinato de John Lennon echó a perder un plan secreto  para reunificar a los Beatles en un estudio de grabación, según reveló  ayer el último productor del cantante, Jack Douglas, al diario «The  Times». Al parecer, Lennon tenía previsto aparecer por sorpresa junto a  Paul McCartney en el nuevo disco de Ringo Starr, lo que podría  desencadenar la ansiada reunión del grupo de Liverpool una década después  de su disolución.

«El único obstáculo era George Harrison, que tenía  muchas tensiones con John Lennon porque casi no le mencionó en su  autobiografía», explicó Douglas. El productor aseguró que Lennon incluso  le envió algunas cintas con material para el disco de Ringo, a pesar de  que Yoko Ono, su esposa, estaba en contra de la reunificación.